Ácidos Grasos Esenciales

Aprendamos un poco más sobre estas grasas…

Todo el cuerpo está formado de alimentos, agua, aire y luz. Los alimentos que su cuerpo necesita son proteínas, carbohidratos y grasas. 

¿Qué son las grasas?



Las grasas son substancias hechas de moléculas de hidrógeno, carbón y un poco de oxígeno. El tipo de grasa depende de las diversas formas en que estas tres moléculas se combinen entre sí.  

¿Qué son los Ácidos Grasos Esenciales?



Hay veinte tipos de ácidos grasos necesarios en el cuerpo, todos éstos provienen de dos: el ácido linoleico y el ácido linolénico. Estos dos ácidos grasos son esenciales y deben ser absorbidos a través de los alimentos ya que el cuerpo no es capaz de fabricarlos. Por lo tanto, los ácidos grasos esenciales son la base para la fabricación de todas las grasas en nuestro organismo. 

Los ácidos grasos esenciales son necesarios para la creación de la membrana celular y para muchos de los mensajeros hormonales de otras funciones químicas importantes que indican al cuerpo lo que hacer. 

Otro nombre para el ácido graso linoléico es ácido graso omega-6. Los ácidos grasos linolénicos son usualmente llamados ácidos grasos omega-3. Estos nombres se derivan de la forma en la que se unen las moléculas.  

Los ácidos grasos esenciales Omega-3 y Omega-6 son vitales para la fabricación de prostaglandinas en el cuerpo. Las prostaglandinas son sustancias, similares a las hormonas, que regulan diferentes actividades del cuerpo como la inflamación, el dolor, y la hinchazón (algunas causan hinchazón y otras la alivian). También cumplen un rol en el control de la presión sanguínea, el corazón, los riñones, el sistema digestivo y la temperatura corporal. Son importantes en las reacciones alérgicas, la coagulación de la sangre y en la fabricación de otras hormonas. 

Los ácidos grasos también actúan como anticoagulantes naturales; pueden ayudar a prevenir los coágulos sanguíneos, los cuales pueden causar un ataque al corazón o un infarto. Los ácidos grasos esenciales contienen compuestos anti-inflamatorios naturales que pueden aliviar los síntomas de artritis y de enfermedades autoinmunes. Además, una dieta baja en ácidos grasos esenciales puede acarrear problemas de la piel, tales como la caspa, eczemas, uñas quebradizas y cabellos frágiles y opacos.  

Los ácidos grasos influencian la estructura de la cubierta de las células del tracto intestinal, así como también"villi" a través de la cual se produce la absorción de los nutrientes. Ellos aumentan el grosor y la superficie de las células digestivas absorbentes que cubren el interior de los intestinos. Esto tiene como resultado una mejor digestión, mejor absorción de nutrientes, menos absorción de alergénicos y una mejor salud.

Aún más importante son los numerosos estudios que evidencian que los componentes encontrados en los ácidos grasos pueden bloquear la formación de tumores en los animales, y estudios hechos en tubos de ensayo han demostrado que los ácidos grasos omega-3 pueden inhibir el crecimiento de células cancerígenas que producen el cáncer de seno en los humanos. 

El cerebro tiene un 60 por ciento de grasa - y el DHA (un ácido graso esencial de Omega-3) es la grasa más abundante en el cerebro. También es la grasa más abundante en la leche materna, ya que los bebés lo necesitan para nutrir sus crecientes cerebros y para el desarrollo ocular. Esta grasa Omega-3 parece ser importante principalmente para las conexiones entre las células del cerebro y para asegurar que las transmisiones de señales en el cerebro funcionen. También se encuentra en grandes cantidades en la retina del ojo. 

Las bajas cantidades de el ácido graso Omega-3 han sido asociadas a un aumento en demencia, cambios anímicos, pérdida de memoria y problemas visuales. En un estudio sueco, se halló que los pacientes mayores que sufrían de Alzheimer presentaban niveles menores de éste ácido que las personas mayores saludables. Estudios realizados en la Universidad Purdue mostraron que los niños diagnosticados con el trastorno de déficit de atención con hiperactividad tenían niveles menores de este ácido graso esencial. 

El Desequilibrio de Ácidos Grasos Esenciales



El ácido graso Omega-3 es esencial para la salud humana y sin embargo, está ausente en la mayoría de las dietas occidentales. El equilibrio ideal entre el ácido graso esencial Omega-6 y el ácido graso esencial Omega-3 debería ser de cuatro o cinco Omega-6 por cada Omega-3. Consumimos cantidades grandes de Omega-6 en las dietas occidentales. La proporción es de entre 10 y 20 por 1 a favor del Omega-6, demasiado Omega-6. Este desequilibrio fomenta la sobreproducción de algunas protaglandinas (sustancia similar a las hormonas fabricadas por el cuerpo que regulan diversas actividades en él). Este desequilibrio causa problemas de salud al crear un desbalance entre las hormonas y los químicos del cuerpo.  

¿Cuánto necesita su cuerpo?



No existe una dosis diaria recomendada para el consumo de ácidos grasos esenciales. Cada persona requiere diferentes cantidades.

¿Qué factores influyen en la cantidad que necesito? Siga los siguientes parámetros:

La cantidad requerida para hombres podría ser mayor a la requerida por las mujeres.  Las condiciones de stress o enfermedad modifican la cantidad requerida de Ácidos Grasos Esenciales. 

Se supone que en la dieta occidental se ingiere gran cantidad de grasas malas y no las suficientes grasas buenas y así, creamos un desequilibrio. (Véase el artículo Grasas Buenas &Malas). Este desequilibrio provoca varios problemas de salud. La cantidad de grasa mala que se consuma determinará la cantidad de grasas buenas que se requiera. Las grasas malas y otras sustancias que se ingieren aumentan el requerimiento de ácidos grasos esenciales. 

Como se mencionó con anterioridad, la proporción necesaria de los Ácidos Grasos Esenciales es de 5:1, 5 Omega-6 por 1 Omega-3. Este es el equilibrio de Omega-6 por cada Omega-3

Sin embargo, lo que se requiere para contrarrestar los efectos negativos de consumir una dieta occidental típica es de 1:2. Por cada porción de Omega-6 que consuma se necesitará dos porciones de Omega-3.

Se sugiere que la cantidad óptima de ácido graso esencial es del 3 al 6% de nuestra ingesta calórica diaria.

Cada uno debe encontrar el nivel óptimo a través de una observación y experimentación cuidadosa. El nivel óptimo exacto es algo que Ud. mismo debe determinar a través de la experiencia práctica. 

Una manera personal de examinar es la sensación de resequedad en la piel. La piel que cuenta con suficiente Omega-3 tiene un textura suave y tersa al tacto. La piel demasiado seca necesita más aceite rico en Ácido Graso Esencial. En los climas fríos, la piel se reseca y necesita más aceite rico en Omega-3 que en los climas cálidos. 


Fuentes de Ácidos Grasos Esenciales (Omega-3 y Omega-6)



La cantidad requerida de Omega-6 es satisfecha por la típica dieta occidental.

Las nueces, el frijol de soya, el aceite de canola, el aceite de nueces, el aceite de semilla de lino, el pescado especialmente los de agua fría como el salmón, el dorado, el arenque, el atún, el bacalao, la platija, la caballa y el camarón son grandes fuentes de Omega-3. La desventaja del aceite de semilla de lino es que no es fácil de utilizar. Es notablemente inestable y, a menos que sea procesado de manera adecuada, puede volverse rancio de manera muy rápida; también se han registrado casos en los que ha producido flatulencia, diarrea y acidez.

¡El aceite Omega-3 Sacha Inchi es su mejor alternativa!

Resumen



Los alimentos ricos en Omega son también una rica fuente de lignanos, un tipo de fibra que es transformada en los intestinos en compuestos que combaten el cáncer por las "bacterias buenas". Los lignanos pueden también regular los niveles hormonales y aliviar algunos de los síntomas que generalmente se asocian a la menopausia, tales como los bochornos y las infecciones vaginales causadas por la resequedad vaginal. Puede también ayudar en el tratamiento del síndrome premenstrual, el cual podría ser causado por un desequilibrio hormonal.

Los ácidos grasos Omega-3 ofrecen una importante protección contra las enfermedades cardíacas, según lo demuestran cientos de estudios. Los ácidos grasos Omega-3 pueden reducir el colesterol y la presión alta, reducir los niveles altos de triglicéridos, y prevenir coágulos sanguíneos; corregir anormalidades lipídicas que pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas. Los ácidos grasos Omega-3 pueden reducir los niveles de homocisteína en la sangre. Los niveles altos de homocisteína son considerados como un factor de alto riesgo para las enfermedades cardíacas.

Los físico-culturistas alegan que los ácidos grasos Oemga-3, el aceite de semilla de lino en especial, pueden aumentar su resistencia y los ayuda a recuperarse rápidamente de los entrenamientos. El aceite de semilla de lino contiene un antioxidante natural, lo cual explicaría la razón por la que ayuda a los músculos cansados a recuperarse rápidamente. Por otro lado, su efecto anti-inflamatorio puede ayudar también a la reducción del dolor muscular. 

Volver a la Página Anterior     

    Con usted, nuestro sitio web ha sido visitado 2251428 veces.
    © 2007-2014 UHTCO Corporation, Canada. Todos los derechos reservados.
Actualizado: martes, 16 de septiembre de 2008 - V2.36    
English  |  Français  |  Español